Autoayuda vende más que autoculpa.

Tienes cáncer porque tienes  una mala relación familiar.

Te mueres porque tienes un carácter negativo frente a la enfermedad.

La depresión busca gente como tú.

No encuentras empleo porque no eres empleable.

Te han despedido porque no tienes actitud positiva.

Tus familia de hace tres siglos explica que hoy te hayan violado.

Tu hijo es un desastre porque no le das suficiente amor.

Eres poco resiliente, deberías soportar el paro, el sida y que te haya abandonado todo el mundo con mejor humor.

El desahucio te permite salir de tu zona de confort.

Igual es un poco brusco todo esto. Los libros tienen un mejor marketing que yo y suelen encontrar formulaciones más poéticas. Pero la generación de culpa individual frente a problemas que o bien son sociales o bien son de salud es una conducta que debería ser criticada a diario. Enaltecimiento de algo, de lo peor del ser humano. De hacer creer que la gente tiene malas vidas porque quiere. Y que con un poco (o un mucho, me da igual porque es mentira) de fuerza de voluntad y esfuerzo los problemas desaparecerán y la felicidad invadirá todos los rincones de la casa. Bueno, quien dice casa, dice mansión con piscina porque ya que puedes tener lo que quieras al menos que esté bien.

Hay cosas que no tienen solución, otras que tienen solución pero no la podemos alcanzar, otras en las que la solución depende de gente que no tiene interés en arreglarlo y otras en las que sí, la solución está en nuestra mano. Aunque quizá no sepamos cómo hacerlo. Lo mismo sucede  con los problemas. Algunos pueden ser provocados pero la mayoría llegan a nuestra vida. Y la mayor parte de los que nos “provocamos” no lo hacemos con la intención de jodernos la vida. Simplemente se cometen errores. Crees que el negocio irá bien, que podrás pagar la hipoteca, que tu pareja cambiará, que la familia siempre estará ahí o que comer tanta grasa no te afectará. Qué curioso, estos ejemplos de “optimismo” pueden acabar muy mal.

Nos pasan cosas. Algunas bajo nuestra responsabilidad, otras por lo que hacemos, otras simplemente ocurren. Y ante lo que va pasando vamos reaccionando. Algunas veces con sufrimiento, con desaliento o desesperanza. Porque hay cosas que no tienen “parte buena”. Luego, eso sí, de todo se pueden sacar lecciones o cambiar nuestra manera de vivir. Claro. Pero la gente tiene derecho a sufrir. Y cuando una panda de ricos con vidas acomodadas quiere hacer sentir culpabilidad a alguien por sus desgracias, habría que…

10744_967_544

 

 

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 14 marzo, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Totalmente. Nos hemos vuelto locos. Yo estoy obligada a sonreír todos los días para que la gente no salga corriendo. El otro día se me ocurrió decir que me había levantado con dolor de barriga. Hace unos años me hubieran preguntado que si había comido algo que me había sentado mal o qué. El comentario que me hicieron fue “sé positiva, no debes preocuparte por nada”. ¿Eh? No me preocupo. Tengo dolor de barriga.

    He leído por ahí alguien que escribía, “autoayuda o autoculpa?”. Totalmente de acuerdo. Hay una especie de gente (que se cree) exitosa que va por ahí esparciendo la idea que los seres humanos tenemos control sobre todo. Lo más fuerte es cómo se ha ido culpando a los enfermos de cáncer de tener su enfermedad o achacar una actitud positiva a los que se han curado y una negativa a los que no. Doy fe de que eso no es cierto.

    No me explico cómo con tanto pensamiento científico, racional y analítico que queremos profesar todos aún andamos mezclando la velocidad con el magnesio. Pero eso se explica fácilmente: los que están bien quieren creer que es porque ellos lo valen y que no les va a pasar. Así de pocos solidarios somos.

    Me gusta

  2. Eh, pero es que además te digo, autor, que el tema va mucho más allá… Yo he probado en distintos momentos de mi vida de hacer A y en otros de hacer Z y lo más normal es que se te echen encima por no hacer lo contrario. Si buscas pareja y no la encuentras, la razón es porque la buscas y no se debe buscar; si cambias de chip y vas de ligoteo, entonces te dicen que ésa no es forma de vivir. Y tengo un montonazo más de ejemplos. Así que quizás puedes tomar nota para otra entrada: la predilección de la gente por criticar vidas ajenas y llevar la contraria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: