“Trabajo para pagar el alquiler de una casa que necesito para trabajar.”

Lo oí el otro día por la calle. No quiero decir que refleje una realidad social que vive todo el mundo. No utilizaré estos términos tipo “la gente”, “personas decentes” y demás eufemismos para referirse a quienes van perdiendo derechos, libertades, realidades que parecían intocables. Cobrar por trabajar por ejemplo.

Es un caso pero no es tan raro tampoco. Entendemos persona joven que se alquila una habitación (quizá un pisito) bien porque se tiene que desplazar bien porque tiene cierto deseo de independizarse (seguir viviendo con padre y madre a cierta edad tiene algo freudiano que supondría varias horas de diván, lo digo por experiencia). No sé el dinero que se mueve en este caso pero hay que entender que eso del salario mínimo es una patochada como muchas otras. Quiero decir que el salario mínimo marca un umbral  de cierta dignidad. Hablamos normalmente de mediasjornadas que se alargan, de becas para aprender lo que se supone que tus carreras y tus másteres no te enseñaron o simplemente de falsos autónomos que cobran comisiones según lo que consigan. Compañías que luego hacen anuncios que seguro que ahora en Navidad os emocionan mucho. Pero no olvidemos que hablamos de gentuza.

Siendo “esto lo que hay” lo que cabe plantearse es si en este teatrillo hay que seguir actuando o diseñar un nuevo papel. Que ahora toca improvisar algo pero que en un tiempo puede ser la única solución. Si aquí la cosa con ese supuesto “trabajo” permite poco más que pagarse la casa y tener que pedir dinero para comer y comprarse el bonobus igual hay que dejar de trabajar. “Ay pero entonces no vas a coger experiencia” No claro, la experiencia que te puede servir para enganchar con otro contrato de mierda que igual te pueda permitir pagar…una habitación con vistas.

La vida es sueño; la supervivencia, utopía.

Siempre te queda emperder.

 

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 1 diciembre, 2015 en La Mierda, Los lunes al sol, Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Grande, como siempre…la necesidad d tener dos vidas simultaneas, la d comerse lo q hay, y la d pelear por lo q se quiere, es el mal d nuestra generación…..
    Porque nos queremos creer q son momentáneas y compatibles, y llegado un tiempo, ni lo uno ni lo otro….y encima has perdido el tiempo suficiente para q se te quede cara de cláusula hipotecaria…..o de emperdedor de salón y corbata d seda, vete tú a saber quién t anima a liarte más d lo q estabas.

    Lo mucho q hablamos del mundo q nos merecemos, contrasta con lo poco q conocemos las reglas del q vivimos…..y las q nos cuentan, son cuentos….abrazo crack!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: