¿Qué sería de la vida si no nos insultase la gente que nos debe insultar?

El ser humano como ser social se define a través de sus relaciones. Pero esas relaciones también pueden ser negativas. El conflicto también nos define como personas. Qué insultos recibimos, de quién y por hacer qué. No se puede (y es bueno asumirlo en algún momento de la vida) complacer a todo el mundo. De hecho complacer mucho a alguien suele implicar enervar mucho a otro alguien.

Me gustaría invitar a la gente a que haga algo muy complicado pero extremadamente útil para llevar una vida más agradable. Tómese los insultos como un elogio. Y si no es posible sentirse elogiado, al menos, como una señal de que esa relación no va bien. Quiero decir, si tu pareja te insulta a menudo no puedes tomártelo a buenas pero puedes mandarle a la mierda. Debes hacerlo más pronto que tarde. Para siempre y sin volver a hablar en vuestra vida. Me da igual que sea familia, amistades o compañeros…si te insultan con asiduidad, adiós. Eso como plan primitivo. Básico. Aceptar que esa gente es un lastre y apartarla de nuestra vida. (Evidentemente hay situaciones excesivas que denominaría acoso o maltrato y no simples insultos en las que que es difícil romper la relación pero sí que se debe denunciar, por ejemplo la solución de Finlandia al bullying implicando a terceras personas que ejercían de espectadores pasivos asumiendo que ahí la persona agredida tiene poca escapatoria en solitario).

Pero volvamos a la idea de convertirlo en algo positivo. A la idea de la pregunta inicial. El insulto es una muestra de debilidad. Yo insulto al gobierno porque son superiores a mí, a la religión, a la sociedad…son entes que me superan y que se dedican a intentar joderme la vida. No lo digo con carácter de exclusividad, nos la intentan joder a la mayoría. A veces con éxito, a veces fracasan. Pero muestro con el insulto una posición inferior respecto a ellos. Eso mismo que me posiciona débilmente cuando insulto, me hace fuerte cuando me insultan. Alguien que me insulta lo hace por debilidad. O por miedo. Y no existe mayor debilidad que querer aparentar fortaleza a través de la violencia.

“No ofende quién quiere sino quién puede” y quién puede es porque le hemos concedido poder para hacerlo.

La frase del título se la oí a David Trueba.

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 2 noviembre, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: