Infancia emprendedora.

“A la gente privilegiada le gusta pensar que han llegado donde están por puro talento y empuje, no porque la ruleta estaba trucada a su favor” Owen Jones.

Las personas que tienen conocimientos sobre ciencia, educación o comportamiento humano básico suelen decir que se usan los colegios como centros de investigación (pruebas) de nuevas metodologías. Que se aplican las cosas sin saber cómo funcionarán. Los argumentos para implantar nuevas asignaturas o nuevas formas de dar clase son bastante vagos. Argumentos del tipo “lo hacen en Dinamarca”, “los nórdicos trabajan así” o “en Venezuela no lo hacen“. En términos de cuñadismo parece que son las dos únicas posibilidades. Dos países de los que realmente conocemos poco pero en los que todo español parece tener amigos, parientes o espías que nos cuentan su vida.

Mi visión siempre suele ser más simple. Los centros educativos se utilizan para adoctrinar. Pueden existir profesores y profesoras que reivindiquen el pensamiento crítico pero serán casos aislados. Lo normal es una masa uniforme de chicos y chicas que pensarán lo mismo con leves diferencias. Algún verso libre suelto pero en general una prosa definida, rutinaria e inmovilista. La homogeneidad como valor social principal.

Es por ello que ahora toca enseñar a emprender. Igual alguien piensa que eso generará un nuevo modelo empresarial y que las generaciones venideras convertirán el país, el mundo en general en una máquina imparable de generar y repartir riqueza reduciendo la desigualdad y acabando con la pobreza. No es verdad. Lo explicaré de una manera sencilla. Hoy en día casi todo el mundo ve normal que alguien pague por trabajar en un restaurante con un gran cocinero. Existe una admiración hacia esas figuras y son trabajos que se pueden “aprender”. Que la práctica con alguien que sabe, es útil. Puede tener un sentido invertir un dinero en esa formación. Cuando se enseñe a los niños a emprender, se les enseñará a admirar a aquellos “emprendedores” que se han hecho grandes. Grandes a costa de esclavizar en países que no saben colocar en un mapa, explotar disimuladamente aquí y torturar/limitar la existencia del pequeño comercio. Grandes gracias a la familia de nacimiento y a los contratos públicos. Grandes, en definitiva, en base a cuestiones que no se pueden aprender  en un aula.

La mayoría de la clase que escuchará esa asignatura no será empresaria, será mano de obra. De la precaria, con ese contrato único de despido libre que parece reivindicarse o los contratos de obra y servicio como trampa para realizar contrataciones cortoplacistas. Mano de obra de ERE encubierto, ilegal pero sin readmisión en el puesto. Mano de obra que antes era clase obrera que luchaba pero en unos años será clase sumisa que pagará porque “está aprendiendo modelo de negocio en una gran empresa”.

Y el ya clásico de mi generación: “es lo que hay, no podemos aspirar a otra cosa”.

El-roto

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 18 febrero, 2015 en Los lunes al sol y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Tan escalofriante como certero.

    Le gusta a 1 persona

  2. Estoy deacuerdo en general. El tipo de sociedad tiende a perpetuarse en el tiempo y para ello utiliza sobre todo la educación. Pero al mismo tiempo, es justamente la educación aquello que más puede hacer tambalear los pilares de una sociedad. A ver si a algún gibierno le da por fomentar el Sistema Libre de Enseñanza de antes y durante la República.

    Me gusta

  3. Leer el post me deja con el estómago en un puño pensando que puedes tener razón, pero es precisamente ese hecho, el que me lleva cada día a intentar promover una escuela que fomente la libertad de las personas o quizá sencillamente que no la mate, que la permita crecer. Cualquier esfuerzo en ese sentido parece valer la pena aunque solo sea para que aparezca un lúcido crítico como tu, que surge como una flor en el estercolero, pero que no deja de ser de una vida que acaba de nuevo floreciendo en el asfalto.

    Me gusta

    • Pero ¿qué concepto de libertad se está inculcando? soy un tipo bastante descreído pero creo que es mejor que formar fans, militantes o borregos de cualquier ideología. O “gran idea” como esto de emprender.

      Me gusta

  4. Me encanta tu idealismo, quizá porque hay cosas que ahora veo con otra perspectiva y por ejemplo no sé como le vamos a quitar al poder la educación… y aquel que se lo quite se convertirá en el nuevo poder y ya estamos de nuevo en la anterior situación… Por eso iba más al concepto de libertad, libertad de la persona: una educación lo es realmente si fomenta la libertad de las personas….

    Me gusta

  5. La educación es un arma de construcción masiva

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: