¿Controlas tu vida?

Lee el ejemplo (y en realidad todo) con humor 🙂

Es viernes y Carlos tiene planeado quedarse en casa viendo una película junto a su pareja. Poco antes de empezar Carlos observa en su móvil que se ha abierto una conversación que lleva por título “Orgía en mi casa”. El grupo está administrado por su pareja y hay alrededor de 20 integrantes. Carlos, intrigado, le pregunta ¿Esto qué es?. Es evidente lo que es, un grupo para hacer otro plan alternativo ese mismo viernes, en ese mismo instante, en ese mismo lugar, organizado por la misma persona con la que había planeado algo bastante distinto.

La situación es bastante simple. El plan A ha caído aunque se puede rescatar (peli). Hay un plan B (orgía). Incluso podríamos trazar planes C (ambas a la vez), D (ninguna), E (irse a un bar)… Hay varias opciones. Carlos, que puede que se haya leído varios libros de autoayuda  durante la semana se topa con un escenario que no parece tan sencillo de resolver. En los libros Bobby, Nick o Helen conseguían superar situaciones adversas con gran éxito (con un planteamiento similar a los anuncios de la teletienda). Desde luego es un escenario que él no ha atraído con sus pensamientos y tampoco parece que los pensamientos le vayan a sacar de ahí.  Escoja la decisión que escoja (es importante remarcar que siempre tenemos opciones) no será la que unos minutos antes tenía en mente. Parece que su voluntad tiene poco que decir. El principio de “si quieres, puedes” es igual de absurdo que el “no puedes”. Hacemos el mismo daño a alguien diciéndole “nunca vas a encontrar trabajo” que asegurándole “si te esfuerzas, encontrarás trabajo”. Bueno, decir el mismo es algo aventurado por mi parte, no creo que haya estudios que demuestren que infligimos el mismo daño con esas frases…pero estamos hablando de autoayuda, los estudios (los científicos, los de verdad) no tienen cabida.

Si Carlos cayese en una espiral negativa “la vida es una mierda, mi pareja me quiere joder la vida, hay una conspiración contra mi persona” estaríamos de acuerdo en que no se habría tomado bien la situación. Somos bastante conscientes de que afrontar las vicisitudes de la vida con una actitud negativa no es bueno. Pero…si Carlos dijese: “Ok, no pasa nada, vamos a tener una maratoniana jornada de sexo aunque lo que me apetecía era estar tirado en el sofa descansando después de una semana dura…” ¿lo veríamos mal o bien?

El ejemplo es excesivo, claro. No quiero que nadie se sienta identificado con el ejemplo directamente. Quiero invitar a reflexionar sobre dos cosas a) ¿Qué grado de control tenemos sobre nuestra vida? y b) ¿Tenemos que sonreír y poner buena cara aunque las cosas no salgan como queríamos?

Os dejo esta imagen que han compartido en mi Facebook.

safe_image

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 14 noviembre, 2014 en Crecimiento personal, La Mierda, Psicología, Psicología positiva y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Personalmente pienso que nadie tiene un control sobre su vida solo se puede aspirar a controlarnos cuando llegan los imprevistos para superarlos mejor y menos mal porque si alguien estuviera controlando su vida se aburriría de lo lindo y estaría deseando que llegara algo incontrolable que intentar dominar. El ejemplo un tanto flojo ya que no conozco ningún zorro que construya barcas. Aun y todo gracias a el descontrol y al zorro el granjero ha aprendido una lección y de eso se trata. El descontrol es necesario para aprender. Por supuesto siempre con humor todo va mejor pero la vida es incontrolable, podemos memorizar cuantos mas movimientos mejor en una partida de ajedrez y eso nos da una idea de lo que pueda venir, pero ni el tablero de ajedrez ni el de la vida escapan al factor sorpresa.

    Me gusta

  2. Lo único que puedes controlar tú es cómo te tomas lo que ocurre en una vida que no depende exclusivamente de ti. Tienes que asumir que hay y siempre habrá variables que no controles, sin embargo, lo verdaderamente importante es que sepas salir adelante ocurra o lo que ocurra y eso te da la sensación de control que necesitas.
    De todas formas una vida que pudieras controlar totalmente sería un coñazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: