Las mentiras del amor.

Entonces… ¿todo era mentira? me pregunta Carlos mientras clava su mirada en la cucharilla con la que da miles de vueltas al café. El amor se acabó hace tiempo. Aunque lo intentaron alargar, al final ella puso las palabras a algo que, de hecho, ya estaba perdido. Un final de los de verdad. Sin espacios, tiempos ni falsas esperanzas. Cuando levanta la cabeza y me mira buscando una respuesta, simplemente le digo que mentira, lo que se dice mentira, no ha habido ninguna.

Igual que no existe “la verdad” como concepto, no existe “la mentira”. Todo está tamizado por nuestras subjetividades y nuestras formas de ver las cosas. Siempre saldrá alguien a decir que “esto es así” y dirá que el resto estamos manipulados. Es curioso que la manipulación solamente afecta a los que no piensan como yo. Los que piensan como yo son mentes objetivas, espíritus libres, creadores de su propio destino y conocedores de la verdad sobre cualquier asunto. Dejando de lado a estos gilipollas, no se puede mentir. Se puede mentir sobre el pasado “Yo hice tal cosa” pero incluso esas mentiras a veces forman parte de nuestro propio autoengaño para hacer más llevadera la vida. Mentir sobre el futuro es imposible.

Mentir en el amor, también. Cuando se dice “te querré siempre”, “nunca te dejaré” y otro tipo de afirmaciones categóricas, seguramente estén expresadas con sinceridad. Lo que se está transmitiendo ahí es una intención. Y la intención es verdad. Lo que pase luego, las vicisitudes de la vida, el “has cambiado”, “ya no siento lo mismo” o, en ausencia de eufemismos absurdos una frase más real como “quiero follarme a otras personas” no son cosas que podamos saber. No podemos mentir sobre lo desconocido. Lo malo y lo bueno de la vida es que cambia y que lo que hoy parece imposible, en unos años es probable.

Carlos entonces escogió creerse esas mentiras o verdades (escoge la palabra que quieras). Y lo escogió porque al final necesitamos creernos cosas que no existen para vivir, para vivir en eso que hemos convenido en llamar felicidad. Aunque tampoco podamos garantizar que la felicidad sea verdad.

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 13 octubre, 2014 en Amor, Pareja y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Yo creo que incluso se puede mentir sobre el futuro, al menos sobre las intenciones. No estamos libres nunca de ser víctimas de un engaño.
    Pero hay solución. Lo que no tengo claro es que la solución sea mejor que el problema. Hay dos caminos; el escéptico y el tremendista (les acabo de poner nombre, se aceptan sugerencias).
    El escéptico apenas se cree nada, desconfia o simplemente alisa las emociones. Nunca sufrirá grandes decepciones pero es muy probable que jamás sienta la felicidad absoluta, porque su carácter no le dejará disfrutar de las “verdades temporales” de las que hablabas.
    El otro camino es evidente cual es, es la montaña rusa de los sentimientos. Sobre cual es mejor, depende de los gustos.
    Yo manejo el teorema de que la decepción es directamente proporcional a la felicidad alcanzada. No hay nada peor que la indiferencia al terminar algo. Si sufres mucho, es muy probable que sea por perder algo con lo que disfrutaste. La indiferencia es tiempo perdido, el dolor… forma parte de una vida plena.

    Me gusta

    • Ya, se puede mentir sobre las intenciones pero eso ya sería un engaño nivel superior. Y las intenciones de lo que haremos variarán también.

      Entiendo tus dos posturas y las suscribiría hace algún tiempo. A día de hoy, no. Me parecen dos caras de la misma moneda. Se pasa por ambas. A veces conviertes en tremendo que luego en otro momento te es indiferente. No hay personas a y personas b, simplemente hay momentos. Me parece muy acertada tu explicación en líneas generales. No creo, eso sí, que haya que sufrir para ser feliz. Es decir disfrutar de las cosas es algo presente, de ahora. Hay gente que está planificando un viaje meses y luego pierde el taxi que le tiene que llevar al hotel antes de las 08:47 y ya está jodida el resto del viaje.
      Yo estaría en el grupo escéptico. No obstante yo disfruto de mis mentiras o verdaderas temporales. Pero sé que lo son. Que hay cosas que se repiten cíclicamente recordando aquello de que “el tiempo es un círculo plano” que decía Nietzsche y otras que son pasajeras y eventuales. Malas o buenas habrá en ambos grupos. Simplemente lo malo me tiene que joder y lo bueno me tiene que alegrar. Pero no creo que eso hoy que me jode o que me alegra lo tenga que hacer mañana o tenga que ser lo mismo para tí por ejemplo. Y creo que ya nos hemos liado bastante.

      Gracias por comentar, que eso es lo principal.

      Me gusta

      • No entiendo eso de que disfrutas de tus verdades o mentiras temporales. Yo no pienso nunca al decir te querré siempre que sea temporal. Igual el sufrimiento viene por eso. Pero bueno yo soy rarito jeje

        Me gusta

  2. Dani, lo que quiere significar lo de verdad temporal, al menos en mi caso, es que, aunque intuyas que el amor es pasajero o seas algo escéptico de su “eternidad”, hay que saber disfrutar lo que tienes en el presente y no vivir pensando en que se puede acabar.
    Debo comentarte, leyendo tu comentario, una pequeña curiosidad; has empleado nunca y siempre en la misma frase y eso suele ser contradictorio, digno de reflexión.
    “Yo no pienso nunca al decir siempre te querré que sea temporal”,

    Me gusta

    • Está muy bien contestado.

      Lo que planteo es que aunque puedes querer para siempre no puedes decir que querrás siempre. Puedes decir que tienes la intención de, pero no que lo vayas a hacer porque hay más factores. No podemos decir que miente alguien que “deja de querer” porque nos había dicho que nos iba a querer siempre. El futuro es impredecible y por lo tanto no podemos asegurar lo qué haremos o, en este caso, lo que dejaremos de hacer.

      Le gusta a 1 persona

  3. Una entrada genial. Enhorabuena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: