La cultura del almuerzo.

Es moda, tendencia, movimiento mainstream hablar hoy en día del esfuerzo. Sabiendo que las mentiras a fuerza de repetirse parecen convertirse en verdad, puedes escuchar varias veces a lo largo de un lunes aquello de “si te esfuerzas, triunfarás”. No es verdad. Hay muchas variables que influyen en la fórmula mas allá del coeficiente esfuerzo. Seguramente Joseph Goebbels estaría orgullo de la maquinaria mediática que repite hasta la saciedad este mensaje. Y de más cosas…

No digo que no haya que esforzarse. Más bien al contrario, el esfuerzo es necesario y es justo reconocer que muchas veces escogemos (por lo menos yo escojo) aquellas opciones que resultan más cómodas. Defiendo la ayuda promocional antes que la asistencial, la solidaridad antes que la caridad, enseñar a pescar antes que dar peces. Pero hay que valorar que quizá el agua para pescar tenga unos dueños que no desean compartirla, que aunque haya peces de sobra, ciertos colectivos quieren almacenar más, más y más aunque dejen a otros sin espinas. España es el segundo país con mas desigualdades dentro de la UE y uno de los que menos movilidad social tienen y es que ya decia Wilde que “los buenos acaban felices, los malos desgraciados eso es la ficción”. Vamos, que si naces pobre, mueres pobre, si naces rico, mueres rico.

Lo que propongo que hay que fomentar y explicar a la gente (o destruir si usted tiene ganas de batalla)  es la cultura del almuerzo.  El enchufismo, el dedazo, la corruptela. Las amistades bien posicionadas. Los grandes pactos en grandes comilonas, la colocación de gente que acumula escasos méritos para tanta responsabilidad. El llevar al sinsentido el principio de Peter. Aquello de que cada persona asciende hasta su propio nivel de incompetencia. Aquí se sobrepasa ese nivel…y de sobra.

El ser humano se caracteriza por la supervivencia y nadie sobrevive mejor que esos entes, esa élite (por no usar lo de casta) que han sido los más franquistas, los más demócratas y no dudarán un segundo en ser los más lo que venga con tal de mantener sus privilegios. Realmente me alegro de que vivan tan bien. De las putas, los viajes, las drogas y los palacios pero, al menos, no den lecciones. Que somos pobres, pero honrados. Y, aunque lo parezcamos, no somos tan gilipollas.

@alvarosaval

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 3 junio, 2014 en Los lunes al sol, Sociedad y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Me gusta esta entrada. Lo único malo es que los que mandan nunca van a implantar una ley en contra del amiguismo… Nadie tan honrado triunfaría en política. Estamos jodidos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: