La vida es bien…¿o no?

En general mis decisiones vitales se basan en el principio de estupidez. Es decir, sea o no correcta (eso es algo que a priori no se puede saber) yo siempre pensaré que me he equivocado hasta que se demuestre lo contrario.

Así pasa, sobre todo, con las decisiones nimias como por ejemplo cambiar de aspecto el blog. Le pongo un nombre con un hastag que luego no utilizo en Twitter, quitó cualquier referencia a la psicología que es de lo que como a día de hoy y le doy un toque pesimista con el subtítulo cuando la gente suele querer leer que la vida es una maravillosa experiencia a cada segundo de su banal existencia. No contento con esa retahíla de gilipolleces me pongo a escribir sobre cosas complejas. Sobre el aborto, los perdedores, las mujeres sumisas que no saben que lo son y la tiranía de los optimistas.

La vida es bien ¿seguro? En realidad creo que no. La vida es, por encima de todas las cosas, tremendamente injusta. Pero no lo digo yo, lo dice la curva Gatsby y cualquier análisis que se haga sobre desigualdad, movilidad social o igualdad de oportunidades. Otra cosa es saber que no queda otra. Que mañana saldrá el sol pase lo que pase hoy. Y que hay que seguir, siempre, hay que seguir. Alegrarse los viernes, joderse los lunes.

La vida es contextual. En el contexto favorable una persona con algún tipo de deficiencia que le provoca saludarse a si mismo puede ser presidente. En el contexto erróneo, igual la niña con el don para averiguar la cura del cáncer está siendo prostituida en Tailandia. Su único contacto con la elite será…sí, eso que estás pensando.

Sabiendo entonces que la vida depende de los contextos, ¿de verdad podemos creer en “justicias”? Sean estas humanas, naturales o celestiales. Y siendo injusto…¿podemos afirmar que es bien?

Otra cosa es, en cada contexto ¿qué podemos hacer? Y en eso, es posible, que haya algo de bien. En intentar hacer lo mejor posible en nuestra parcela. En mejorar lo propio y lo de alrededor.

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 31 enero, 2014 en Crecimiento personal, La Mierda, Psicología, Sociedad y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Yo a esto del contexto le llamó el alcance. Esto de ser auditor de calidad es lo que tiene. Buen post, Álvaro, coincidimos una vez más.

    Me gusta

  2. “alegrarse los viernes, joderse los lunes”
    Qué verdad!
    Me encanta la forma de escribir que tienes, eso lo primero! Y lo segundo… Siempre he creído que la vida es muy injusta, creo que siempre lo fue y siempre lo será, pero me gusta creer que en las pequeñas decisiones, pequeños actos y riesgos del día a día, estamos colaborando con nuestra injusticia, mejorándola o empeorándola, dependiendo de lo que hagamos!
    Para mí es un consuelo porque aunque nos van a pasar cosas injustas que no merecemos,
    Quedan esas otras en las que podemos influir!

    Me gusta

    • Sí, algo más podemos hacer. Es decir la globalidad es injusta pero a medida que hacemos pequeño el microscopio podemos intervenir más. De todas maneras, sabiendo que fuera está mal…no me basta con mejorar lo de mi alrededor. Aunque evidentemente lo otro no puedo solucionarlo. Supongo que hay que centrar la acción cerca y la decepción lejos. Por así decirlo. Gracias por comentar.

      Me gusta

  3. Yo es que sigo siendo #muyfan de tus contenidos… los pintes como los pintes! Siguen siendo un puro TÚ, que es lo que vale.

    Me gusta

  4. El otro día hablaba con un amigo de la lógica del mundo, la justicia y cosas así… Y me dijo algo, a mi entender, bastante coherente. Yo le decía que el mundo no era un lugar lógico, y él me decía que sí, pero que el problema radicaba en la cantidad de variables que hay en juego y la información incompleta que tenemos, más las premisas que usamos para entenderlo; esto hace que no podamos predecir muy bien los resultados/ desenlaces de nuestro actos/decisiones. Y terminó la idea con algo sumamente cierto: que el mundo es lógico, pero lejos está de ser justo. Creo lo que planteaste respecto del contexto aporta más riqueza al análisis.
    El problema es la desazón, la tristeza que uno siente cuando, dentro de nuestro contexto, de nuestra parcela, más allá de nuestros esfuerzos, da la sensación que los mismos caen en saco roto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: