“Lo nuestro no era lo que merecías”

Hoy invierto el orden. Primero, la canción, que la deberías escuchar. Te recuerdo, también, que leas este post.

Lo peor no suele ser el frío. Quizá el frío sea una parte más de las relaciones como el primer beso, la primera bronca o el primer “tienes que cambiar”. El frío surge con el tiempo porque la vida es novedad, alteración, instante. La vida es cambiar hoy lo que ayer parecía intocable. En realidad, si las relaciones se acabasen con el frío no estaríamos tan mal. Carlos lloraría durante un tiempo, y un buen día, la pena habría quedado volatilizada. La pena siempre se va. Siempre que queremos que se vaya. Carlos entonces, recuperaría su vida de simpático single, volvería a salir, conocería a otra mejor o, simplemente, conocería a otra o a varias. Que te den jodido frío.

Recuerda a Bunbury “El tiempo sólo te sana lo que no importa ya”

El problema sustancial es que no suele bastar con un “tengo frío, me voy”. H ay todo un protocolo social que suele alterar la vida de Carlos. Que le suele sumir en una fase triste . Suelo instar a los tíos que recurren a mí a luchar contra ese protocolo. No llames, no preguntes, no pienses, no te hagas pajas mentales. Pero haciéndome ellos caso o no, ellas no suelen dejarlos en paz. “Quería saber cómo estabas” y, en esto, whatsapp es un invento de Satanás dispuesto a terminar con cualquier ápice de esperanza vital. No hay buena respuesta posible a tal pregunta. No la busques, no existe. Cualquier respuesta derivará en bronca. Broncas de ex. Que ya me explicará alguien si puede haber algo más absurdo en el mundo que discutir con alguien con quién se pretende no tener relación más allá de lo cordial. Las conversaciones suelen derivar en exigencias de explicaciones (¿por qué ahora?) , justificaciones (ya llevábamos tiempo mal), reproches (tú también lo hacías mal) o falsas disculpas (no quiero hacerte daño).

Llegamos entonces a esta gran frase que da título al post. Y es que, quitando los paños calientes, esa frase es la única sincera para romper. “Creo que merezco algo mejor”. Es lícito pensarlo. Luego las cosas se darán o no. Quizá el romántico inconformismo que mostró contigo se convierta en vulgar estabilidad con su siguiente pareja. No lo podemos saber. Sabemos, eso sí, que hoy, ayer, cuando te dejó, pensaba que podía encontrar algo mejor. Los avatares del destino hará que lo consiga o, como pasa en la mayoría de los casos, se resigne.

Si no te lo ha dicho aún, te lo digo yo, y así te vas preparando para cuando te lo suelte. “Lo vuestro no era lo que creía merecer”. Pero pasar, no pasa nada, menos dramas que todos podemos ser mejores. Y debemos. Más allá de que nos abandonen o nos quieran con locura. Siempre hay algo por mejorar.

@saval_macian

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 26 enero, 2014 en Amor, Pareja, Psicología y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. antonimartinez

    Buenas Álvaro, un clásico. Me refiero tanto a la situación como a las excusas que se suelen dar, en muchos casos atribuirse a uno mismo la responsabilidad. Como se llamaba esa peli argentina “No sos vos, soy yo”.

    A mi me parece que en cierto número de casos sí que acertamos en poner el acento en nosotros mismos. Es decir, uno no está preparado ni maduro para una relación, la ha empezado a medias o sin estar del todo convencido. Motivos a puñados, desde ser un golfo como escribías en otro lado a o no querer sentirse solo o sola.

    En todo caso seamos sinceros, por favor. Es pagar un pequeño precio, por ejemplo el de echar la monedita de la ORA y evitar una multa mucho mayor. Los psicólogos podemos ayudar y mucho en ello pero al final es un trabajo personal. Para acabar , ¡buen artículo, como siempre!

    Me gusta

    • Antoni ayer te ví en un vídeo sobre el nuevo libro de egoland. Actorazo 😉

      Respecto al artículo. Creo que todo es bastante simple. Tengo pareja cuando quiero tener (me siento solo, mi grupo tiene, necesito centrarme) y dejo de tenerla cuando dejo de querer (me apetece acostarme con otra gente, he conocido a otra persona, me aburro).

      Querer darle a eso un nivel superior de profundidad está bien, por aquello de hacerlo más entretenido. Pero la dinámica de las parejas es esa. Dicho esto, evidentemente una vez dentro hay sentimientos. No quiere decir que seamos tan fríos. Pero el principio y el final tiene que ver más con ese tipo de pensamientos que he citado que con eso que hemos convenido en llamar “amor”.

      Un abrazo, gracias por comentar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: