La motivación sin acción es nada.

Comparto el artículo que he escrito para Socialnest, un interesante proyecto en el que estoy orgulloso de colaborar. Están buscando nuevos proyectos así que si tienes alguna idea de emprendimiento social…ADELANTE. Siempre hacia delante.
Cuando se habla de motivación se suele pensar en grandes discursos, en gurús que encontrarán la fórmula secreta para activarte o en magníficas metas que harán valioso todo tu esfuerzo y dedicación.
Ese es el principal problema de lo que llamamos motivación. Que la esperamos. Pero la única persona que sabe cómo motivarse eres tú misma. Es imposible que sentado delante de mi ordenador encuentre la tecla que tengo que tocar para motivarte, para que cuando acabes de leer decidas empezar a hacer aquello que has ido dejando para ayer, para hoy, para mañana.
Es muy habitual que la gente me pregunte cómo puede hacer para vencer la pereza o la procrastinación. Siempre contesto que no se puede. Que son invencibles, que siempre ganan. Pero hay que intentarlo. Simplemente les digo que hagan, que empiecen, que se marquen unos objetivos fáciles y a corto plazo. “Esta semana hago esto”, “en 10 días tengo que tener aquello”. Cositas. Pasitos. Empezar a andar y que sean flexibles para poder cambiar el sentido o la dirección del camino, al final lo importante es caminar. Claro, cuando empiezas a andar la pereza comienza a disiparse. Porque la pereza es vaga y no se va a poner a perseguirte.
Motivación viene del latín “motivus”, algo así como “la causa del movimiento”. Yo te propongo que dejes de buscar el motivo para moverte. Y que te muevas. Los motivos que nos mueven a hacer algo son infinitos. Desde querer ser mejor que nadie hasta pretender superar un complejo paterno-filial de cuando tenías 7 años. La cuestión es que a mi me da igual. Y a ti también te debería dar igual saberlo, sobre todo, si mientras intentas discernir los porqués o las causas de ese movimiento, permaneces en un estado de quietud.
Si siempre has pensado que la motivación provoca acción y la pereza lleva a la inacción, te propongo que inviertas el orden. Que empieces a hacer para motivarte…o que sigas quiet@ mientras la pereza lo envuelve todo.
“Sea lo que sea que puedas o sueñes que puedas, comiénzalo. El atrevimiento posee genio, poder y magia. Comiénzalo ahora”. Goethe.
Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 17 octubre, 2013 en Crecimiento personal, Psicología, Psicología positiva, Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Muy bueno Alvaro… comparto. Ojalá tuviera ideas para mejorar el mundo… De momento solo tengo ideas para mejorar mi mundo (que ya es bastante)

    Me gusta

  2. Con tu permiso lo comparto en otras redes
    Suerte!

    Me gusta

  3. Me ha gustado mucho el artículo, tienes toda la razón. A mi a veces el miedo a fallar me quita motivación y procrastino… habrá que convencerse de que es mejor fallar pero haberlo intentado que fallar por no haberlo intentado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: