La importancia del egoísmo en la búsqueda del amor. Por Pablo.

A Pablo no le conozco de nada. Publicó un comentario hablando sobre el egoísmo en el amor y me ganó. Puede que el texto no sea el mejor pero la idea me parece insuperable. Una idea en la que siempre he creído pero no había sabido ponerle palabras. Pablo lo ha hecho por mi así que aquí os dejo el invitado de hoy.

Suena raro. Suena antinatural que hablando de amor, de relaciones, el Yo cobre tanta relevancia.
Siempre nos han hablado del compartir, del ceder, del hoy por ti y mañana por mí, de la adaptación como base del éxito en la pareja. Pero, para mí, sólo bajo una actitud egoísta encontrarás el amor de tu vida.
Evidentemente, el azar juega y hay gente con mucha mas facilidad para encontrar el amor, ya sea por sus propios méritos (que la harán mas amable) o por sus propias exigencias (que la harán mas amadora). Pero vamos a obviarlos en esta exposición.

Siendo egoísta pretendo evitar los rehenes. Llamo rehenes a “aquello que me debes ya que yo he hecho aquello otro”. Las negociaciones generan tensiones y las tensiones rompen las cuerdas.
Si lo que mas te apetece un domingo por la tarde es hacer una sobremesa de pijama, manta, sofá y peli chunga americana, no es muy recomendable que hagas montañismo, algo que vuelve loco a tu pareja, simplemente con la intención de que, una semana después, él o ella te devuelva el gesto tragándose un film titulado algo así como “pecado fraternal” que echan en Antena 3.

También aplico el término rehén a uno de los hechos que menos soporto en una relación. Cuando guardas un comentario sobre una discusión en la que habías tenido razón con el fin de soltarlo en medio de una que no la tengas. Es otro tema, pero conceptualmente es lo mismo; “No me mates, que yo no te maté aquel día que…”.

Por favor, no leáis al pie de la letra. Este es un ejemplo trivial y superfluo. Hablo más de principios, de convicciones, de gustos generales, que de aficiones concretas.
Y hablo de ser egoísta, no dictador, claro que hay que adaptarse en asuntos cotidianos.
Pero cada cual tiene los suyos y a la hora de buscar pareja o “juzgarla”, has de tener muy claro a qué aspectos no piensas renunciar jamás. Y cuando veas que tu compañero no cumple esos requisitos, debes ser lo suficientemente valiente como para afrontarlo. Intentar cambiar a una persona adulta dudo que funcione alguna vez, siempre que estemos hablando de características relevantes.

Es decir, el secreto del amor verdadero es escoger lo que más te apetezca o quieras y encontrar a alguien que, siendo igual de egoísta, quiera o busque lo mismo que tú. La intersección completa (o al menos suficientemente relevante) de dos conjuntos.

Muchos, en este punto, criticarán mi punto de vista. Por favor, yo no juzgo vuestro conformismo, no juzguéis mi exigencia. ¿Que posiblemente nunca vaya a tener una pareja “definitiva”? Por suerte, eso dejó de asustarme hace tiempo.

Otro aspecto a comentar para que comprendáis la importancia del egoísmo en el amor, es el regalo del día de Reyes. Pocos amores (o ninguno) debe haber en esta vida mayores que el amor que un padre o madre siente por sus hijos. Cuando unos padres hacen un regalo a su hijo, saben o no esperan que haya contraprestación por parte del vástago. Pero les da igual, porque lo hacen por egoísmo. Están casi más impacientes que él, les cuesta aguantar hasta el día, mantener el secreto, están ansiosos.

Esto es, cuando te des cuenta de que haces algo por alguien más por el placer que te produce a ti verle feliz que por su felicidad en sí, eso será amor verdadero.

La diferencia es muy sutil, pero meditadlo, porque la hay. Todos estaréis pensando; “Pero si yo lo hago por su felicidad”. Y ahora intentad acordaros de lo que sentís vosotros, esa sensación (propia) casi indescriptible de ver radiante a la persona que mas quieres. Si es placentera, es egoísmo y es Amor.

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 8 septiembre, 2013 en Amor, Pareja, Psicología y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 15 comentarios.

  1. Hay una cosa que me ha encantado y es la metáfora del regalo, ese dar sin esperar, sólo por ver la cara de felicidad en el otro. No hacer las cosas por medir, sino por sentir. También me ha gustado la referencia hacia la pareja definitiva, ¿por qué nos empeñamos en el para siempre? ¿Por qué no intentamos ser felices en el momento en que estamos?. Totalmente de acuerdo contigo, solo siendo fiel a mi mismo/a encontraré el verdadero amor en el otro/a.
    ¡Enhorabuena Pablo!

    Me gusta

  2. Sorpresón gratísimo éste de encontrarme debates de velero y disertaciones “feisbuqueras” en este blog. Vivan las redes sociales, viva el sentido común, vivan las personas que saben traducir a palabras lo que muchos pensamos.
    Me quedo con el término “rehén”. Me ha encantado.
    Los que mejor elegimos (y además vivimos más felices) somos los que, como tú, “hemos dejado de asustarnos por eso hace tiempo” (por el hecho de tener o no una pareja definitiva).
    Me ha encantado.

    Me gusta

  3. Brutal. Coincidido y me siento representado. Chapó.

    Me gusta

  4. Muy buen entrada, totalmente de cuerdo contigo.

    Me gusta

  5. Espera. Me gustó y al mismo tiempo me enredé en lo último. ¿Por qué querer hacer feliz a otro con un pequeño detalle es ser egoísta? Es verdad que nos emocionamos de ver feliz a la otra persona pero a lo que le apostamos es a la posibilidad de hacerl@ feliz, de creer en un gesto bonito que nos nace. No es el sentirnos bien lo que nos motiva… en ese último punto me sentí un poco contrariada…

    Me gusta

  6. Entiendo tu duda. Intentaré explicarme mejor.
    Lo que voy a escribir es solo un ejemplo, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

    Pongamos que una chica viene a mi casa una noche y tenemos sexo, pero que no se puede quedar a dormir por la razón que sea.
    Supongamos que es una noche desapacible, fria y oscura.
    Si es una persona a la que no quiero ni amo, lo mas probable es que simplemente me despida de ella cuando se vaya.
    Si es una persona a la que quiero, pero no amo, la acompañaría gustoso a coger un taxi si me lo pide.
    Pero si es una chica a la que amo con locura, no hace falta que me pida nada, mi propia tranquilidad y deseo hace que me ofrezca a acompañarla sin aceptar negativa. No es amabilidad, es egoísmo, lo necesito.

    Me gusta

  7. Y aqui está la clave de la intersección; “Lo que ella necesita es lo que yo necesito ofrecerle”.

    Y esto, es ligeramente distinto al común pensamiento de “lo que ella necesita yo estoy dispuesto a dárselo”.

    Me gusta

    • Me ha encantado la explicación, Pablo. Por eso me fijé en la idea del regalo. Cuando amas ofreces algo que esa persona aprecia, pero que tú deseas dar, porque egoistamente ahí está el placer de amar. Muy bueno.

      Me gusta

  8. “Por favor, yo no juzgo vuestro conformismo, no juzguéis mi exigencia.” XD Además del último párrafo me quedo con esa frase.

    Recuerdo un día hace ya varios años cuando hablando con mis amigas sobre relaciones y demás salió este tema. La imperiosa necesidad de hacer feliz a la persona a la que quieres. Esa sensación de “quiero ser yo quien te haga feliz porque es la manera de serlo yo también”. Muchas de las que tenían pareja en ese momento rebatían el creer en ese tipo de “amor”. Se echaron las manos a la cabeza diciendo que jamás se habían planteado tal cosa. Que sí, que querían mucho a sus novios etc etc pero ¿Qué su felicidad importe tanto como la mía? xD Hasta ahí podíamos llegar.

    De cualquier modo creo que es preferible que no haya mucha gente que crea en este tipo de amor (la especie se extinguiría próximamente), porque, siendo sinceros, es casi imposible de alcanzar. O al menos que sea bilateral. Sí, sería maravilloso. Es maravilloso como ideal. Estar con una persona, y que tú te ocupes de su felicidad y que esa persona a la vez se desentienda de la suya y se ocupe de la tuya. Pero a la práctica parejas así he conocido….Ninguna. Como mucho he conocido parejas de esas en las que uno es “el egoísta que hace feliz al otro” y el otro en cuestión se deja querer.

    El problema está en las personas que creen en el tipo de sentimiento como el que tú has descrito. Cuando crees en algo tan sumamente puro darte de bruces con la realidad deja cicatrices. Porque es muy mediocre estar con alguien para hacer algún viaje, echar algún polvo, tomar algún café e ir a cenar de vez en cuando si en lo que realmente crees es en esa explosión de euforia y caos que te produce hacer algo por alguien a quien quieres. Si eres una persona a la que le da igual acabar solo o acompañado, no pasa nada. Pero si eres una persona que quiere estar en pareja y cree en este tipo de amor…Tu futuro sentimental pinta regular.

    Me gusta

  9. Este texto me ha recordado a una cosa que leí hace tiempo…Copio y pego:

    “Si estás en Angola curando a niños con lepra es por tu propio egoísmo, porque te realiza como persona. Lo haces porque te resulta gratificante. En resumidas cuentas, lo haces por tu propio beneficio.
    Si estar en Angola te resultara desagradable o insostenible estarías en cualquier otra parte. Lo estás haciendo porque la sonrisa de un niño te produce más satisfacción que cualquier otra cosa en este mundo, porque crees que este planeta se merece algo mejor. Si ayudar a ese niño te produjera una sensación desagradable entonces estarías haciendo cualquier otra cosa. Pero no, esto te llena, te hace sentir realizado, da un sentido a tu vida que no puedes encontrar realizando ninguna otra actividad.
    En ese momento, en el otro extremo de la tierra, hay otra persona experimentado exactamente esas mismas sensaciones, esa descarga hormonal tan placentera, pero a lo mejor está cruzando una ciudad en coche a 150 kilómetros por hora o abusando de un niño de tres años. La única diferencia está en las acciones que disparan esas sensaciones. Si ayudas a un niño con lepra estás haciendo un favor a la sociedad; si le metes mano no estás haciendo gran cosa por este mundo.”

    La esencia del texto me gustó, huelga decir que la diferencia entre “esas acciones que provocan las mismas sensaciones” es abismal y dice mucho de qué tipo de persona es cada uno. Y ya no me enrollo más. Me ha encantado esta entrada.
    Enhorabuena!!! 🙂

    Me gusta

  10. Muchas gracias. El ejemplo de Angola es muy gráfico, creo que lo adoptaré.
    En general, ir de “soy exigente y me da igual estar solo” es muy duro y hay que tenerlo muy claro. La soledad es muy puta a veces, aunque creas que la dominas, te hace plantearte muchas cosas. Sobre todo, cuando te das cuenta de que, efectivamente, encontrar ese amor en el que crees, es casi una quimera.

    Me gusta

  11. Me ha encantado la entrada Pablo. (con permiso Alvaro)
    La soledad es muy puta siempre!
    Decidir estar solo y decidir tambien no estar con alguien por estar, con lo que esto conlleva si que es un acto de generosidad para contigo que en definitiva es con quien quieres estar bien, aqui entra el egoismo.
    Cuando estamos bien con alguien en realidad lo queremos para nosotros, para siempre, queremos que les guste lo que a nosotros, que sea igual, para poder estar el maximo de tiempo posible…con el. (egoismo puro y duro)
    Con el tiempo, los desengaños y la “soledad” vas aprendiendo que amar es compartir y que hasta te hace gracia que te guste alguien que no tenga nada en común contigo, porque así, aprendes. Con el tiempo vas aprendiendo que tu espacio es solo tuyo, que tus hobbies no tienen que ser de los dos y que tu vida la vives a tu manera, siempre, supongo que la experiencia, los años te vuelven egoista…y que no falte.
    Aplaudo tu post!!

    Me gusta

  12. La mayoría de las personas creen que ser egoísta es algo malo, pero en ocasiones estos es lo más sano que le puede suceder a una persona, ya que se puede librar de algunos pensamientos y personas negativas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: