Que viene el lobo.

“El hombre es un lobo para el hombre” me parece un axioma clave en la vida social. Supongo que existirán lugares más favorables al desarrollo humano, al altruismo o a la entrega voluntaria sin esperas. No los conozco. Desde luego no es aquí. A veces dejo abiertas rendijas a la esperanza pero siempre acabo reconociendo a Hobbes toda la razón.

 

Pero esos lobos, los otros lobos, no son tan malos. El ser humano es un ser social y de alguna manera necesita del resto. Por eso hay que saber convivir con  la manada de la mejor manera posible, sin más, por simple supervivencia. Hasta ahí lo llevarás mejor o peor. Serás un icono del farandulerismo y del lameculismo (va unido), serás alguien indiferente, gris o serás alguien cercano a un trastorno antisocial. Todo eso, insisto, no importa demasiado. Con cualquiera sobrevives.

El lobo malo es el juez interior. Y ese es un asesino. Ese puede acabar con todo. La “justicia” interior no es como la española. El juez interior es implacable, arrasa, condena, humilla, destroza. “Todo lo haces mal”, “No sirves”, “No persistas”, “No falles”. Es un exterminador. Realmente es humano, el lobo mata por comer, el hombre mata por diversión (incluso es capaz de llamar a asesinar cruelmente, cultura o arte).

La gestión de esta situación es compleja. Puedes acallarlo, entonces podrías quedarte en la autocomplacencia. Puedes hacerle caso, entonces podrías llegar a la autodestrucción (mañana más).

¿Qué hacer con el juez? Convertirlo en un crítico. Sin culpa. Con responsabilidad. Asumiendo los errores. Tolerando los fracasos. Intentando ser mejor. Sin convertirse en lobo para el resto.

Esta noche hacen “El señor de la guerra”. Atentxs a la frase: “El mal prevalece”.

@saval_macian

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 31 julio, 2013 en Crecimiento personal, La Mierda, Psicología, Sociedad y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Esta vez te has hecho de rogar, pero nos has dejado una entrada cargada de razón y con una referencia filmográfica clave. Yo soy sin duda me crítica más voraz. No me cabe la menor duda. Nos dejas con las ganas de saber cómo dar con el punto justo… ahí está la clave!!!

    Me gusta

  2. ¡Me gusta!. Yo vivo en “el mundo de la piruleta” y lo cuento, con cuentos. En mi caso son dragones en vez de lobos. Para evitar el olor a chamusquina que nos provoca ese fuego que nos retuerce por dentro y que muchas veces escupimos queriendo o no, visto a la dragona de princesa, y al dragón de trovador (en mis cuentos no hay príncipes jajajajajajaj). Es una pena que un traje tan bonito huela a humo, y sería un crimen quemar las cuerdas de nuestra bonita guitarra de “cantautor”. De esta manera, dragona y princesa conviven, ya que a mi parecer ambas existen y ambas por supuesto pueden coexistir.

    La película “Brave”, también me gusta para explicar este tema.

    http://www.youtube.com/watch?v=0yK3Rz-3vxQ (esta escena en particular, le falta un trocito, pero no la encuentro completa).

    ¡Un saludo gigante!

    Me gusta

  3. tema ineresante para mucho mas!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: