Ellas.

Los Goya dan pie para escribir sobre cualquier cosa. Sobre reivindicaciones políticas, pero eso no me gusta y creo que ya he dicho todo. Sobre cine, pero de eso entiendo poco, de hecho no he visto casi ninguna. Sobre moda, pero mis conocimientos se limitan a distinguir alguien hortera de alguien con clase, sin muchos matices más. Sobre el atractivo de las mujeres y de eso podría hablar del amplío abanico de actrices que hay en España. Desde jóvenes a las que te pasarías viendo vivir el resto de tu vida a mujeres que convierten en algo tangible el concepto MILF.

De todo eso no diré nada. Cuando se dan premios me gusta fijarme en una cosa. En el momento de la #Gratitud los tipos que salen se suelen emocionar cuando nombran a su mujer. O su pareja porque hoy en día las estructuras son menos rígidas aunque no por ello menos estables. La mujer suele lucir orgullosa, sabiendo que aunque el mérito es de él  seguramente sin ella hubiese sido imposible. Y es que ella fue el acicate cuando él mostró pereza, ella fue el apoyo en la frustración, le inspiró cuando se le acababan las ideas y le puso los pies en el suelo cuando el orgullo empezaba a hacerle despegar. Es algo que me conmueve aunque suelo hacer apología de la soltería.

Y siempre me viene a la cabeza aquello de: Detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer”.

Nunca me gustó esa frase. Siempre me pareció que  representaba de manera clara el dominio masculino. El machismo recalcitrante de tener a la mujer en las sombras pero hacerle creer que  desde ahí podía ser importante. Y lo era. Pero siempre se quedaba atrás. La de atrás nunca fue la única pero sí la más importante y él, adelante, buscaba otras para acompañarle algunos tramos sabiendo que siempre volvería a ella, a la de atrás, a la que le convirtió en el gran tipo que es ahora.

Seguramente no me gustaba porque no la entendía. Porque la cualidad no es que sea detrás o delante si no que sabe en cada momento dónde estar. Y en todas partes está bien. No hablo de protocolo social ni de normas de cortesía. No hablo de “Ser una señora en la calle y una puta en la cama”. Hablo de situarse en la vida, de hacer las cosas cuándo, cómo y dónde toca. De saber dar la hostia y la caricia. De poder echar la bronca, de pedir disculpas, de ser agradecida, de aceptar los malos momentos y de querer empujar para que las cosas vayan bien. Y sí, de hacer de la vida algo satisfactorio en todas sus formas y maneras. Supongo que bastaría cambiar el “detrás” por el “con” pero es que de todos los sitios, es detrás el que más cuesta y por eso hay que darle un valor.

Para terminar habría que ver el vídeo de Vargas Llosa cuando le dieron el Nobel: “Ella hace todo, y todo lo hace bien”.

@saval_macian (twitter)

amor_ancianos

El jueves también hablamos de mujeres aunque más jóvenes.

 

 

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 18 febrero, 2013 en Amor y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. A mí no me gustaba esa frase porque sólo se utilizaba para hablar de hombres, con respecto a sus mujeres. Pero ayer vi a una Maribel Verdú reposada y feliz de agradecer parte de su premio a “su chico”, ese hombre que está “detrás”, al lado o donde sea, pero que siempre “va con” esa gran mujer (independientemente de valoraciones artísticas, es una mujer que ha llegado lejos y que está coleccionando años como quien colecciona monedas de oro, como los buenos vinos, con alegría y yendo siempre a mejor). Si la frase se puede utilizar en ambos sentidos en la misma pareja, si “el chico” de Maribel Verdú también puede decir “gracias a tu apoyo he logrado todo esto”, si la #gratitud es mutua, la frase es perfecta, redonda, definición de hombre y mujer verdaderos 😉 En cualquier caso, todos tenemos a alguien “detrás”, detrás del premio, de la montaña escalada, de la prueba superada, que nos da aliento y nos ayuda a alcanzar nuestras metas. No todos tenemos unos segundos en Prime Time para agradecerlo por la tele, pero incluso ahora mismo podemos mandar un whatsapp o SMS de #gracias a esos duendecillos que nos acompañan cada día y nos ayudan a conseguir lo que nos proponemos.
    Como sea, el vestido de Paula Echevarría, espectacular 😀

    Me gusta

  2. Buen foco de atención 🙂

    Me gusta

  3. Me encanta, realmente me gusta. En hora buena, tienes talento.

    Me gusta

  1. Pingback: Cosas que me gustan de las chicas. | Psicología del día a día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: