Propósitos amorosos de año nuevo.

Al comprobar las estadísticas de los posts más leídos confirmé algo que había venido observando con el tiempo. La gente quiere amor-desamor y le importa algo menos todo lo demás. Sería pretencioso por mi parte pensar que se me da bien. Cualquiera que conozca levemente mi vida sabrá que respecto al amor soy un analfabeto total. Supongo que el interés se debe a que el amor (o cualquier cosa que se le parezca) es la preocupación que la gente quiere llevar a un diván, a una consulta o a cualquier lugar (en este caso un blog)  dónde alguien le pueda guiar.

Supongo que el 31 algunos de los deseos de las 12 uvas estaría relacionado con el tema. Luego igual salisteis, bebisteis, se os olvidó el amor y acabasteis en un hotel o en un descampado (que la crisis ha hecho mella). Igual amanecisteis llorando, lamentándoos de vuestra mala suerte, de arroces pasados, tíos cabrones, tías putas y demás lamentos. Quizá pasasteis la nochevieja con vuestra pareja haciendo el paripé de que os gusta salir juntos para luego acabar enfadados porque uno de los dos bebió de más. Pero vamos al caso.

He dicho que soy analfabeto, analfabeto respecto a mi mismo. Mi vida amorosa es similar a: “Pararme en las vías de tren, ver el tren venir, concentrarme en pararlo, creer que lo voy a parar y morir arrollado”. Para el resto de gente veo el tren desde fuera, y me resulta fácil controlarlo. Si a día de hoy cogiese una libreta y escribiese quién va a encontrar pareja, las parejas que durarán, quién lo dejará acertaría cerca de un 90 %. ¿Vanidoso? Para nada. ¿Adivino? En absoluto. ¿Maldito payaso tarado? Sí, pero no por esto. La gente es previsible y el amor (“amor”) tiene más de predisposición que de bonita casualidad. Obvia decir que no te voy a contestar si me preguntas qué presagio para ti. Saberlo podría cambiar las cosas. Si algo he confirmado este año, es que las personas son como son, como quieren ser. El problema quizá sea que no saben lo que realmente quieren ser. Si encuentras la respuesta, encontrarás lo que te espera. Si no la encuentras (es bastante jodido) yo te ayudo. Pero gratis no, que ya tengo mis dos ganadores (una a distancia, otro en persona).

Dice mi madre que soy prosaico pero es que la vida no se escribe en verso. Y aún así, aunque sea en prosa, aunque sea en renglones torcidos, aunque la poesía quede extraviada en el día a día, hemos de hacer lo imposible porque cada línea en particular porque el texto en global tenga encanto.

Vamos sonriendo a por el 2013 y ya nos devolverá la sonrisa.

La canción creo que únicamente va a entender el sentido mi hermano pequeño…de todas maneras creo que, al menos, anima un poco.

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 2 enero, 2013 en Amor, Pareja, Psicología y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Tienes mucha razón, el amor-desamor vende mucho.
    Para no pasar todas esas calamidades que relatas, y ocultar mi analfabetismo amoroso, he decidido enamorarme un instante y otra vez al siguiente, y al siguiente, y al siguiente….y así sucesivamente.
    Un saludo

    Me gusta

  2. TuHermanoPequeño

    Gran post, me gusta mucho, de principio a fin, y ya sabes q es lo q yo siempre digo sobre el amor….

    Creo en el amor, pero el verdadero, ese que no existe.

    Me gusta

    • Vaya par!!! Me flipa esa frase y te la copiaré, @TuHermanoPequeño… “Creo en el amor, pero el verdadero, ése que no existe.”
      Me encanta este post: Veo las opciones de fin de año en pareja desde ese prisma en el que una noche completa en perfecto amor y entendimiento resulta impensable (cínica me llaman… pero la verdad es que ese planteamiento es más próximo a la realidad que lo que nos venden las comedias románticas de Hollywood).
      He de decir que este fin de año, las parejas que me rodeaban superaron la prueba con creces: las 4 pasaron la noche completa juntos, felices y haciéndose arrumacos… PERO las 4 están formadas por personas de más de 30 años (la semi-madurez es un grado) y (más importante) que llevaban juntos menos de un mes, todas ellas… ¡Así cualquiera!
      A mí también me cuesta “gestionar” mis propios trenes y siempre termino arrollada, mientras veo con claridad brutal cómo manejar cualquier tren ajeno… si pudiera ver mis situaciones con tanta facilidad como veo las de los demás, vivir no tendría secretos… ¡hasta perdería cierta gracia! Pero cada uno recorre su laberinto, mientras puede ver desde lo alto el de los demás… tal vez si no fuera así, no seríamos seres sociales… ¡vete tú a saber!
      Respecto a la canción, en respuesta le diría a ese padre: “So please tell heaven to show me that plan!!!” Los años pasan y no acabamos de conocer el porqué de tanto sufrimiento por corazón roto!!! ¿Tan tontos éramos? ¿Tanto había que aprender? En fin… si de verdad el dolor que no te mata te hace más fuerte, yo debo de ser ya un poco inmortal!

      Me gusta

  3. ¡Hola! ¡De nuevo por aquí!

    La verdad es que esta entrada me ha hecho repensar lo que ya pensé después de la Nochevieja. Casi todo lo que dices, sorprendentemente, se cumplió, jejeje.
    La frase de tu hermano me ha gustado. No debería ser así… pero… a veces la veo tan cierta…!

    Enhorabuena crack 😉 Prometo pasarme más a menudo.

    Me gusta

  1. Pingback: Golfos, taradas y otras formas de joder. | Psicología del día a día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: