Salir. (De “fiesta”)

Antes de empezar he de decir que no existe “consumo responsable” de alcohol. La droga siempre, siempre, siempre pasa factura y el alcohol lo es aunque la sociedad acepte su consumo.

Para mi salir se relaciona con el sol. Ver amanecer es lo que determina si “he salido” o “he dado una vuelta”. Puedo verlo acostado en mi cama mientras espero que Morfeo detenga las vueltas que da la habitación o volviendo a casa mientras me cruzo con familias que se  van de comida. Pero sol.

Previo a casa están las discotecas. El reducto donde el ser humano saca su parte más absurda. Chicas woo, tíos intentando ligar, gente volcada. Hay que sumar que en Valencia mejor música implica menos tías. Puestos a elegir, hay que escoger música, ligar es una cuestión de actitud por encima de aptitud o contexto. Siempre he mantenido que el chunda chunda que dice la gente mayor es buena música. La pachanga, no.

Antes de la discoteca hay dos opciones.

1- El pub, lo mismo que la discoteca pero con gente menos borracha/drogada. Faranduleo, convencionalismo social y diálogos patéticos. “¿Todo bien?” “¿Dónde vas luego?” y “Te llamo esta semana”. Poco más. Ah, y copas caras claro. (Menos en este gran lugar)

2- El botellón es la opción de los pobres, rácanos o adolescentes. En el botellón las conversaciones son una locura: ahora fútbol, un chiste, críticas al grupo de al lado, unas historietas, un poco de política, soluciones mundiales, valoración del atractivo de la gente que pasa, “vamos a mear”. Para mi el botellón tiene una parte de fenómeno sociológico. La unión de generaciones que han crecido escuchando que “son la mejor preparada de la historia” pero también “son la generación Ni-Ni”; la que “sacará el país adelante” a parte de “es una generación perdida y extraviada”.

Desde luego ninguna de esas frases enuncia una verdad. La juventud es un reflejo de lo que se le ha dado. Y hay de todo. He bebido en un banco con doctores y con gente que había salido de la cárcel. Es malo beber, por supuesto. Pero de vez en cuando pagamos la factura para echarnos unas risas en un mundo que habéis llenado de mierda. Un abrazo, “gente mayor”.

Y sí, la culpa, la mierda, también es nuestra.

Los vídeos están en los links, son viejos pero son tan divertidos que vale la pena verlos mil veces más.

El 31 publicaré una recopilación de mis posts más leídos del año. (No de los mejores, de los más leídos). Ale a reventar Nochevieja. 😉 Me quedaré en casa a decidir quién gana Bugarach

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 28 diciembre, 2012 en La Mierda, Sociedad y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: