¿Es obligatorio querer a tu país? (No va de William Wallace ni de pitos)

Cada cierto tiempo entra una pregunta que invita a una reflexión más social que personal. Con el ejemplo queda claro.

“Carlos vive en el piso cuarto de una finca con siete plantas. Los vecinos del primero no usan el ascensor. Se dedican a cagarse y mearse dentro. Las vecinas del segundo no pagan. En el tercero vive un tío que se dedica a dar fiestas, a todas horas y cualquier día. En el quinto vive una mujer que coge el correo de los demás, lo lee y lo devuelve. En el sexto vive la tesorera. En los cruceros que hace con sus colegas pagado con el dinero de sus respectivas comunidades se dedican a inventar estrategias para engañar a la gente. Si no se les ocurre ninguna, mienten sin rodeos. En el séptimo vive el presidente. Un ático insonorizado. Le da igual todo el mundo mientras la tesorera le pase su parte a fin de mes. Y sí, el estado de la finca es deplorable.”

Carlos puede limpiar, pagar, cerrar el portal, ser educado pero eso da igual. No puede quejarse de su vecindario ni del estado del edificio porque eso significa que no quiere a su finca. Que es un vecino loco, perturbado, quejica y tocapelotas. Si Carlos se queja le pueden decir que lo arregle él. Que se esfuerce en sacar la finca adelante. Que si no le gustan sus vecinos que se vaya. Que se vaya de su casa porque la gente tiene derecho a cagarse en el ascensor, no pagar la comunidad, mirar las cartas, dar fiestas o robar el dinero. Porque hay fincas peores. Porque esta finca es así. Esta finca es diferente y si no te gusta vete a Laponia o arréglala solo.

No he escogido una finca al azar. Creo que es adecuado para hacer el símil. Me parece el elemento ideal para explicar la crisis. Más ahora que ha vuelto con fuerza la idea de urbanizarlo todo. Construcción y política siempre fue un buen binomio. Al menos para ellos. Y a la gente con el típico “crea puestos de empleo” puedes venderle hoteles con el mar de piscina.

Pero España tiene más cosas malas que la finca de Carlos.  Tenemos dos partes irreconciliables desde hace setenta años. Hablando de cosas antiguas también tenemos instituciones medievales que se mantienen con dinero público. Hablando de inutilidades que mantenemos con dinero público tenemos unos partidos políticos entendidos como equipos de fútbol, con votantes haciendo de forofos irracionales. Hablando de fútbol tenemos la liga más desigual de Europa y con deudas vergonzosas. Hablando de deudas tenemos unos bancos que perdonan al que debe mucho y ejecutan al que debe poco. Así que hablando de ejecutar, supongo que nos han ejecutado lo de “querer a nuestro país”.

Por lo menos Carlos se va a veranear.

Hoy os dejo un post muy bueno (así leéis a alguien mejor que yo).

Ah y una foto de la genial bandera de un amigo, la que está por encima del resto.

 

Anuncios

Acerca de Álvaro Saval

Blog personal https://alvarosaval.com/ Canal de psicología: https://www.youtube.com/user/AlvaroSaval

Publicado el 4 junio, 2012 en Sociedad y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: